Puerto Pirata

EL GRAN POETA-HD.

De una vez y para siempre: Estreno Mundial en la Web.

“El Gran Poeta”

Puerto Pirata

VALPARADISE- Película Completa

Un Hamlet al escabeche, pero igual de existencial, válido y tragicómico. Premiado en los Indie Awards, y seleccionado en el festival de Mississippi y Santa Mónica. Dirigido por Felipe Carmona.

Sueño en Constantinopla-Hamlet de William Shakspeare

Estreno del Nuevo Single de “Hombre de Cobre” del disco “Colibrí”

Hombre De Cobre- “Hoy me parece”

 

Una de las 108 canciones que hay que escuchar antes de morir y La canción de cierre de “El Gran Poeta”,  “Puerto Pirata” presenta con pecho inflado, este videoclip del “Hombre de Cobre”, un trova epifánica donde se luce como un lucero con ganas y energía lírica y acompañado de un video que hay que ver. Traigan La Primavera.

Hombre de Cobre-“No Volverás” Banda Sonora el Gran Poeta

Puerto Pirata
Premiere3

premiere

Premiere2

Premiere7

Premiere6

Premiere4

Puerto Pirata
Toto cARRASCAL

Intro- Dr. Extasis ” El futuro choca con el pasado”

Con este texto, se introduce de golpe y por la puerta ancha un individuo que ha decidido reclamar la identidad de Dr.éxtasis. El Doctor en esta oportunidad nos entrega un texto, sagaz, brutal, metafísico y sexual, que entreteje una curiosa y profunda asimilación sobre la naturaleza del tiempo con un apetitoso relato sado-masoquista y también paranoico. Así que tome la pastilla roja del doctor,  pues incrustado en este relato, ahí al fondo, respira el profundo aplauso Zen que llama al eterno presente…. por que ya Basta ! Aquí  hay un gran texto.

 

“El futuro choca con el pasado” Por Dr. Extasis.

 

Siempre andaba frenético, repitiendo una y otra vez: “El futuro choca con el pasado y rebota hacia el presente”. La mayoría de las veces, mientras vociferaba, se masturbaba con vehemencia y sin ningún tipo de vergüenza. Lo hacía con total autoridad, pues creía haber descubierto la verdad última del universo. Había desarrollado una teoría personal acerca de las pasiones humanas que lo autorizaba para tocarse en público, sintiéndose moralmente superior al resto.

Un buen día dos hombres decidieron encararlo. El más débil haría de interlocutor, mientras que el otro, corpulento y con abdominales envidiables, estaría a cargo de la violencia. A los pocos minutos de conversación se dieron cuenta que su teoría era una porquería. El discurso era así: “El problema del hombre y sus pasiones no radica en la falta de disciplina para educarlas. El problema es que no entendemos qué es el tiempo. Esto produce una onda que se propaga hasta nuestras emociones y las perturba. Día a día intentamos calmar nuestras emociones, pero mientras no ataquemos a la fuente que genera las ondas la batalla estará irremediablemente perdida”.

El corpulento estaba enfadado y quería golpearlo, aunque en realidad su rabia provenía de no haber entendido nada. El hombre más débil preguntó: “¿Qué tiene que ver no entender el tiempo con las emociones?”. La respuesta fue inmediata: “De acuerdo a mis estadísticas, un 73% del tiempo lo pasamos imaginando el futuro. Imaginamos muy pocas cosas en realidad. Básicamente tres: 1) nos imaginamos ganando trofeos y siendo reconocidos por eso, 2) venciendo a rivales, y 3) haciendo las  tareas cotidianas, que normalmente desempeñamos en forma mediocre, de un modo perfecto. Un 17% del tiempo lo dedicamos a recordar el pasado y esto lo hacemos con nostalgia. El 35% restante lo dedicamos a odiar el presente en que vivimos. Todo esto provoca un desequilibrio emocional”.

Ahí el corpulento entró en acción: “¿Y eso te autoriza para tocarte en público, frente a los niños? ¡Viejo concha de tu madre, puto, asqueroso de mierda!”. El vago no se intimidó en lo más mínimo. Le contestó: “Por supuesto que sí. ¿Qué cosas en la naturaleza son continuas? Tu crees que todo, pero absolutamente todo, es una colección de cosas pequeñas. Crees que tu viaje es una colección de pequeñas traslaciones de un lugar a otro.  Les voy a decir algo: nunca podemos volver al mismo lugar y ser los mismos. ¡Ser reversible es el problema! La felicidad es celebrar el mundo, pero la aparente continuidad de las transformaciones nos hace pensar que son reversibles”.

Antes de que terminara de su monólogo inconexo, el fornido comenzó a martillarle la cabeza sin piedad. La sangre salía en todas las direcciones. Primero le reventó la nariz, luego explotaron los ojos. Al final no quedó nada de su rostro. No pude detenerlo, de verdad. Lo enterramos en las vecindades del sector.

 

Captura de pantalla 2015-09-20 a la(s) 4.03.04 p.m.

Tanquita Scolari-“Enseñanzas de la Navidad pasada, o “yo no juego con Barbies”

Ya no son necesaria las introducciones, La Alimaña, El Alienígena, sigue azotando cerebelos a diestra y siniestra con mayor ritmo y eficacia que nunca. Otra vez procrea un gran texto…Amigos, con ustedes…Tanquita Scolari.

Enseñanzas de la Navidad pasada, o “yo no juego con Barbies”

por Tanquita Escolari.

En los nueve minutos mientras intentaba hacer funcionar esta mierda de Word del 1985, intentando correr por este Mac con procesador a cuerda, viajando en un bus que prometía Wifi de la más alta calidad, pero “oh, sorpresa” no funcionó, y mientras el verano se oculta bajo una densa camanchaca al aproximarnos a mi destino, Pichilemu, se me evaporaron ideas que muy merecidamente me hubieran hecho acreedor de 2 premios Pulitzer consecutivos. Pero no, ese camino se anegó… al igual que todas las otras posibilidades de plantear alguna pescá antes de Navidad. Quise hacer hace semanas una buena e inspiradora entrega del espíritu navideño: la histeria, la efervescencia mundana crediticia, el odio y la repugnancia de los conductores de SUVs y su intento de cruzar las fronteras municipales para conseguir aquello que aplaque las ansiedades de posesión material de sus pequeños dictadores. Pero no, las condiciones se darían en que debería enfilar mis esfuerzos en organizar los quehaceres para cambiar de capítulo, ponerse otro disfraz y volver triunfal al mundo corporativo. Ya en otra ocasión podremos hacer crónicas de mis “corbatazos a los engranajes del corazón de La Máquina”; el momento no es ahora. El meollo del asunto es que ante mi prolongada displicencia en entregar un escrito libre para este pasquín de locura, el Puerto Pirata, uno de sus creadores ha bajado desde Los Ángeles, CA, con la noble tarea de romperme las rodillas si no cumplía mi palabra.

Entonces, mejor démosle algo de sustancia antes de que se acabe la era 2015, protegiendo mi decadente integridad física.

Debe haber sido un diciembre a principios de la década de los shorts de neón, cuando mi padre todavía manejaba vidas y locales de venta de cierto nivel de prestigio en formato de prendas de vestir; cuando apenas existía el Apumanque, el Parque Arauco, el Pueblo del Inglés y el Shopping de Vitacura; cuando Lego aún no había sido corrompido por las corporaciones hollywoodenses; cuando todavía se podían comprar “Blitty’s” con manjar ya que el Opus Dei aún no caía en cuenta del sacrilegio que implicaba que los niños comieran grandes ostias con manjar, y procedieran a desollar vivos a sus dueños. Es ese ambiente post ochenteno, cuanto la Navidad era sólo para la elite y el pascuero del Parque Arauco era el Pascuero de verdad (no ese borracho de ojos inyectados en sangre y barba púbica del Shopping), sucedió algo oscuro en una de las rutinarias visitas sabatinas de mi padre al local de Parque Arauco, a la cual yo frecuentaba sumarme para recolectar las dosis de cariño que le corresponde al concho. Era una tienda grande y yo solía darme un paseo para saludar a los personajes que habitaban la tienda. Imposible olvidar a Cimino (pronunciado “Chimino”), el jefe de local. Un elegante y alto caballero de tez morena mediterránea y hopo de cabello blanco, directamente salido de una película de Scorsese de media carrera, de esas en que Joe Peci y Bobby de Niro junto a otros hijos o nietos de sicilianos viciosos, reventaban caras a pisoteadas. “Hola, hola, hola, ¿cómo están uds?’, decía, como si estuviera presentando un bingo escolar.

Si Cimino era el padre de ese local, indudablemente Mona era su madre; una humanoide con rostro transparente, piel textura reptil y un afro difuminado que permitía contemplar el contorno fino de su cráneo perfectamente esférico, expresándose mediante una voz de profundizad Jack Nicholsonesca, como si se estuviera fumando demasiados puchos, incluso para los early 90s. Se envolvía en telas sueltas y flameantes, que hacían suponer que poseía la habilidad de levitar y/o, teletransportarse.

Bueno, volvamos al show original. Yo estaba en mis asuntos, haciéndome el lindo como hijo del dueño, creyéndome la raja, tratando a los honestos trabajadores como si fueran mis GI Joes y Barbies…. ¡Nooooo, perdón, yo nunca tuve una Barbie! A lo más jugué un par de veces con las de mis primas. Quizás, sólo quizás, quemé alguna Barbie Feminista o Barbie Glam Rock, y la tiré a la casa de su vecino. No, mis juguetes eran de pendejo macho: He-Man, que hacían parecer a Arnold como un alfeñique y traseros firmes en zungas apretadas. Bueno, mientras yo aprovechaba mi parque de diversiones personal en la tienda, registraba todo rincón. El trajín me llevó a tras bambalinas donde laburaban los y las costureras, todo el día trabajando en el taller, con hilo y aguja… etc., (sonaba por alguna razón Eleanor Rigby en mi mente). Ahí fue, ahí mismo donde el sueño cayó por su propio peso! Ahí colgado, impecablemente planchado, estaba el traje de rojo carmín del Viejo canalla! ¿Por qué estaba ahí por la re chucha!!!!????

¡Paf! Cayó la teja: ¡Cimino era el viejo pascuero! Todo se había acabado, todo era un engaño: la Navdad, el ratoncito, el conejito, Jesucristo, la Virgen, obvio que ese culiao de Dios, el Tata Pinocho, el Topo Gigio, el Easy Step, Rick Hunter, Marrón Glacé, Falcor, Milly Vanilli, el bigote de Kevin Costner en Danza con Lobos…

Desde ese momento, el mundo sólo fue poblado por terrores: llegaría NSync, Las Niñas Araña, la cara nueva de Lucho Jara, Alá, la tasa máxima convencional, 80 horas de trabajo semanal, burbujas .com e inmobiliarias, las películas dobladas… Ya no hubo más cabida para la fantasía o la alegría…

Pero luego llegó el 25 por la mañana, donde recibí un Rodado Cimet y una Tortuga Ninja que lanzaba pizzas: la desilusión pareció esfumarse de manera instantánea.

Sin embargo, en las sombras de este mundo de condiciones, esperando el momento adecuado, asecharía la dura y fría realidad para propinarme algún periódico fuerte cachetazo de conciencia. Y desde esa experiencia en adelante, se instaló la tradición kármica en un período de entre 16 y 23 meses aproximadamente, de la aparición de un bendito cachamal existencial. El guión lo dicta y ha funcionado de manera asertiva para ir dinamitando las ideas rígidas y los apegos a las condiciones eternamente cambiantes.

Demos gracias al señor, es justo y necesario, es nuestro deber y salvación, es como comerse una marraqueta con mortadela lisa y mantequilla.

 

SANTASOLARI

valparadaise

“Valparadaíse”—Entrevista al dire: Juan Cortés Mancilla

 

“Valparadaíse” primer largometraje de Juan Cortés Mancilla, no solo es un aperrado y emotivo film, que cuenta entre otras delicias con excelentes tomas del puerto principal, cameos volados y cruzados con las historia del siempre elusivo “Chinoy” y “Aterciopelados” y una remarcable actuación de Sergio Díaz Castillo, sino que provoca e invita al artista chileno a una sincera y lúcida reflexión sobre el placer intrínseco que lleva el crear. Una muy buena primera película, con garra y cuchara y es un placer mostrarla aquí en Puerto Pirata! Aquí una entrevista al dire…a su salud! 

1)  En “Valparadaíse”, gracias al personaje del actor y su compadre, se lee algo como un llamado de atención a  los artistas a  volver a la lucidez de recordar que lo primero que nos enamoró fue el hacer lo que nos gusta,  el acto creativo mismo  y dejar de emborracharse tanto con la palabra “éxito”, nos puedes comentar algo al respecto?

 

Si, es una película muy espontánea, sobre nuestra vida de artistas soñadores, responde a las ganas de querer hacer cine y saber que hoy la tecnología nos da una gran libertad. Era el estado intuitivo en el que me sentía en aquel entonces, me buscaba a mi también, quería llevar a cabo mi sueño, ser un director de cine, pero sin mayor pretención que disfrutar de este arte maravilloso. Sin otra expectativa que inspirar, ser feliz. Nos igualamos a cualquier otra persona persona que busca ganarse la vida de forma honesta, cometiendo errores, mejorando cada día. Es una declaración de principios. Me paro donde estoy y hago lo que me se hace feliz por cualquier medio honesto posible.

 

2) En la película hay constantemente tomas inspiradísimas de Valparaíso. Cuéntanos un poco de la mirada con decidiste grabar en tu ciudad.

 

En realidad yo soy del valle de Copiapó, viví en Valpo cerca de 10 años y me enamoré del lugar. Me marcó mucho el documental de Joris Ivens “A Valparaíso”, con el texto de Chris Marker, al ver esta mirada europea que apreciaba tanto nuestro puerto, también aprendí a valorarlo. Valparaíso es un lugar mágico, yo creo que todo artista soñador que pasa por acá sabe que Va al Paraíso, sabe que está parado en un polo energético cultural. Simplemente filmé de todos los lugares que me gustaban del puerto, sus animales, sus casas, sus colores, la belleza oculta en cada rincón, yo creo que es una de las ciudades más fotogénicas del mundo.

 

3) Qué futuro le vez, y que significado le otorgas a la palabra “Cine Independiente” en Chile?

 

Creo que es una gran muestra de lo que somos capaces de hacer. Me atrevería de decir que es una de las películas más simples y eficientes de nuestro país y que conecta con la gente. Creo que vamos por buen camino, la tecnología democratizó todo. Este año somos 4 ex-alumnos de la Universidad de Valparaíso que ganamos CNTV por ejemplo, mi generación se está recién empoderando, yo tengo mucha fe, creo que Chile viene con todo, tenemos mucho que aportar, somos un país multicultural lleno de tradiciones, tenemos todo el poder y la magia de las culturas originarias, somos una cultura sobrevivente tomamos lo bueno de cualquier parte y nuestra conexión con lo sagrado se recupera. Para mi en Chile el único cine que tenemos es cine independiente, incluso el cine que se plantea como comercial sigue siendo cine independiente. Conozco a los extremos del cine Chileno, he tenido la oportunidad de compartir con gente de todos los tipos, al final todos somos soñadores que queremos contar nuestra versión de la realidad, unos quieren alegrar y entretener, otros hablar de las problemáticas, yo creo que todo es válido, he aprendido a aceptar que todos somos distintos y lo mejor es convivir en fraternidad. El cine de industria no ha llegado a Chile realmente, salvo la experiencia de “Los 33″ y “James Bond”, ¿lo crearemos nosotros?. Creo que en Chile somos muy prejuiciosos y críticos con lo que hacen los demás, creo que hay que hablar menos y hacer más, predicar con el ejemplo de lo que queremos, dejar que nuestras películas hablen de nuestras ideas.

 

4) Cuéntanos un poco del rodaje mismo, el tiempo que tomó, y algo de pre y post-producción.

 

Filmamos en 11 días. El rodaje fue un poco caótico porque no había plata de por medio, fue todo muy a tontas y a locas, hoy jamás haría algo así, creo que a la gente hay que pagarle por su trabajo y hacerlo bien, irresponsable de mi parte, pero era un poco la aventura, una película porque se podía. Teníamos 750 lucas que era un premio de un festival y en vez de dividirlo entre un montón de gente lo invertí en Valparadaise, catering, bencina y gastos varios. Mi amigo Pablo Cortés de Provincianos Films llegó con una camioneta a mi casa con todos los equipos y una sony ex3 que era la cámara del momento. Mi novia de aquel entonces, Carolina Opazo, se la jugó toda, al Igual que Antonio de la Fuente protagonista junto a Sergio Diaz, se lanzaron conmigo en la aventura. Fue super poco prudente todo y me pasó la cuenta, hubo situaciones de tensión, recuerdo estar filmando a las 4 am en subida Alemania con el DF super enojado, nadie entendía mucho porque estaba todo en mi cabeza, no supe comunicar bien lo que estábamos haciendo y parecía muy improvisado. Es cierto que improvisamos, pero había un guión decente y la ideas estaban 80% claras, pero fuimos haciendo un jazz, algunas cosas resultaron otras no tanto. Jugamos, fue muy divertido, Pablo Cortés se disfrazó de vagabundo y se metió a un basurero, que manera de reírnos, la pasamos muy bien. José Bahamondes y Diego Casanova son mis grandes colaboradores, ellos son los que me hicieron entender de que hay que hacer las cosas bien y planificarlas mejor.

 

La pre fue un chiste, el proyecto entero fue de locos, le mandé un email a Aterciopelados que venían a un concierto público en Valpo y a los pocos días estábamos tomándonos un te al lado de mi casa. Utilizamos mucho facebook, pedimos ayuda a todo el mundo, aparecieron autos, extras, locaciones, la respuesta de la gente fue impresionante.

 

 

5) En caso de ser esta tu primera película, Con que experiencia te quedas luego de terminar un rodaje independiente, y que le recomiendas a los osados actores y cineastas que se aprestan a hacer lo mismo?

 

Aprendí que el guión para mi es sagrado. Respetar los procesos, calmar las ansiedades, nunca saltarme los pasos, hacer una película no es solo filmar, se puede hacer una película sin cámara, hacer una película también es escribir, hacer el storyboard, hacer el libro de arte, el guión técnico. Ahora soy amante del proceso previo a filmar, creo que es lo más importante, es un trabajo un poco solitario, pero que disfruto cada vez más. Después en el rodaje siempre hay oportunidad para improvisar e irse con la ola, pero mejor tener una base sólida, ser prudente porque hay responsabilidad, en una película se suman los sueños de muchos otros colaboradores.

 

Otra lección es a relajarme con el tema del dinero y aceptar que para el cine que yo quiero hacer es necesario. Al final la plata es un papel o un número en un computador, es un mito que aceptamos, la verdadera riqueza está en las personas, en la naturaleza, en los proyectos bellos. A la gente hay que pagarle bien, son artistas, necesitan valorarse y tratos justos, todos tienen familias y responsabilidades. Si desarrollo un proyecto con amor, con toda la dedicación del mundo y mis mejores intenciones, siempre tendré buenos aliados y apoyo económico. Tengo la confianza, me aferro a la idea de Andrei Tarkovsky, hacer cine es ir esculpiendo en el tiempo, paso a paso, desde una idea, a un guión, guión técnico, a un storyboard, a un libro de arte, etc. con el proceso llega el financiamiento, hay muchas instancias hoy en día.

 

La lección más importante fue valorarme. Yo me jugué la vida en Valparadaise, estuve mucho tiempo escribiendo luego 3 años editando, puse mucha energía, mucho tiempo, lo puse todo y sin exagerar casi morí antes del primer estreno trabajando duro (me enfermé). Aprendí a ser más cuidadoso con mi energía, con mi tiempo, por eso ahora respeto los procesos, aprendí a tomar menos riesgos y ser más eficiente.

 

Creo que fue una quijotada, tendrá sus defectos, pero para mi es un hijo, y como todo buen padre solo veo lo bueno. Es increíble la cantidad de gente que ha conectado con el proyecto, las cosas bellas que hemos inspirado, no solo en Chile, en muchos lugares del mundo. Esta película me ha dado tanta alegría, seguridad de que puedo cumplir mis sueños, de que puedo hacer películas. Espero les inspire a ustedes también.

 

Beleza.

Captura de pantalla 2015-11-15 a la(s) 12.45.11 a.m.

“Que suerte estar aquí adentro”- Cartabierta por Milton Spencer

Manteniendo el compromiso vivo de no editar ninguna de las emanaciones vitales que nos entregan nuestros certeros y cercanos colaboradores en Puerto Pirata, hoy es un COLOSAL placer para nosotros recibir esta manifestación de encabritada hermosura de Milton Spencer, quién no solo vivo, sino con mucha Vida en las venas escribe….desde la lejana tundra de Siberia. Los hemos encontrado y Aquí la transcripción de lo que recibimos y serían nuevas palabras luego de su largo silencio de ocho años.  A Su Salud y Eureka!:

Que suerte estar aquí adentro

por Milton Spencer. Desde Siberia.

 

Que suerte estar alerta. Que suerte estar aquí adentro, en este calabozo.

Palpito como un murciélago dormido, muy pero muy cerca de mi consciencia…

—Hoy estoy casi dispuesto a aseverar que las luces que veo con los ojos cerrados son ya tan reales como el andar de Jorge por el pequeño calabozo con sus ahora 28 kilos de peso.

Las hojas de unas plantas multicolores que al no saber su nombre, hemos bautizado como las “Vivalasventanas” por su belleza y ubicación saludan desde afuera con un olor a nacimiento que es terrible. Son una necesaria vacuna anti-cinismo que se empuja aorta arriba hasta el seso de un hombre dormido como yo y llega a zapatear en los ojos. Y duele, por cierto que duele, duele un carajo, pero sin dolor, tampoco hay éxtasis.

¡Así qué vivan las ”Vivalasventanas!”.

Estamos en Siberia, y todo esto toma lugar ahora, en Primavera en medio de esta fiesta sexual y enervante de las plantas. Ojalá pudieran ver las luces diagonales y oblicuas del amanecer que hacen de las mañanas algo interplanetario e interdimensional. Es un lenguaje que se extiende pero  no se entiende, mucho menos con el cuchicheo cucarachino incesante del intelecto. Es como si aquí la luz escribiera en Arameo sobre las cosas.

¡Cierto!

Y justo ahora que una veloz eyaculación espiritual surge a través de mi espina dorsal como un pensamiento de colores veo a Jorge (¡Qué es sin duda un “pensamiento” del macrocosmos!) veo al real Jorge de la Mañana por primera vez, esto es, en toda su puta hermosura.

En esos 28 kilos, los ojos abiertos como dos túneles donde encalla una evanescente luz verde que hoy está permeada por la muerte de “Monty” una de las cucarachas-mascotas que entrenamos acá en el calabozo y que alimentamos con parte del pan.

Jorge no sabe que él mismo la aplastó ayer, en uno de sus episodios de sonambulismo cuando se levantó, de nuevo, a jugar una pichanga con seres invisibles. ?Eros! Afrodita!” Son algunos de los nombres que se reiteran en sus delirios. Jorge grita en la noche y por mientras embiste el aire lanzando telúricos movimientos pélivicos y besos misteriosos que hacen un siseo en el aire como de serpientes, siseos que buscan erizar la piel. Bueno, lo concreto es que Monty ayer murió en algún momento entre que Jorge gritó : “No lo sabes todo puto Sigmund Freud!” y “Andate de vuelta a tu canaleta Santo Tomás de Aquino!.”…ahí algo crujió en el suelo como una galleta y  ocurrió  la vuelta a el “Big-Bang” para la cucaracha “Monty”.

Ahora Jorge toma a Monty, (la prostituta pasta que es ahora Monty), en sus manos y lo deja en la ventana. Pertinentemente, entonan un réquiem que luego de unos segundos, adquiere el más alto significado. Está claro que es una plegaria para toda la humanidad en estos tiempos crudos . Y por supuesto se las quiero dar tal cual la transcribí en el momento.

 

“ Oh Alta Escuela de La Lucha y El Enigma del Vacío,

He viajado de La Nada a La Nada buscando La Miel Del Todo

Recibe de Mí mis energías y mis ganas que no se acaban de seguir

dando vueltas en la puta lavadora del tiempo

Recíbeme, carajo, recíbeme por que yo te quise a ti, Vida Enorme,

con tus esquinas meadas y tus esquinas oscuras,

con tus momentos atroces y Con los albores

Recíbeme por la Chucha

Llena como las horas en que me llenaste

De un Amor de luz y de lúcuma.”

 

Por mi parte al escuchar esto pego un baile para agitar los órganos . Jorge se deja caer en el deplorable camarote a un estado de lucidez evanescente: “Esta semana nos toca bajar por fiesta al pueblo”? Me pregunta de forma tan inocente, tan falsamente inocente, como si estuviera naciendo de nuevo.

Pero luego me entra la duda y lo miro a los ojos  para esclarecer si me está hablando en metáforas o de la realidad sin escaldasono que nos ofrece esta vida….¡Ajá, Hermoso, está hablando de esta realidad concreta, material e ilusoria! Le digo:

– Jorge, pongámonos serios, es hoy a las ocho de la tarde exactamente.

Lo que sabe adentro de él…. de “Jorge” se sonríe….

Sabe sin duda alguna que hoy vamos a bajar al pueblo por parranda.

Lo que sé yo, es que hoy a las 8 pm viene Yevgenei a abrir el calabozo y me arde toda la alegría contenida por salir.  Por que sí amigos, hermanos, a quién le llegue esto a su sangre a través de sus córneas. Esto es cierto. Estamos aquí en una prisión…Pero por Voluntad propia. “Igual que ellos, también!”– puedo oír mentalmente la voz de Jorge ladrar con pasión. Y tendría razón. Empiezo a apreciar con claridad el milagro del cambio, de la verdadera metamorfosis. Estamos todos esperando soltar el mambo contenido y ya es hora!

Con Amor,

con Ecléctico Amor sincero,

desde el cráter más nevado y más profundo de Siberia

Milton Spencer.

 

PS: El reporte de hoy, luego de 8 años de silencio, es para dejar en claro que estamos bien en movimiento constante, trayecto indetenible en Siberia. Es importante el lugar. Es importante el lugar donde se entonan los himnos por que por un segundo son el ombligo del cosmos.

Captura de pantalla 2015-11-15 a la(s) 12.40.59 a.m.Siberia

foto pirata

“Se acabó la huea”- Cartabierta por Hombre de Cobre

Recuerdo un día, a un buen amigo darme la idea de acabar con el mundo aceleradamente, dejar de ser la piedra de tope y llevar todo a un rápido acábose, con el fin de volver a encontrarnos primitivos, originarios, volver a empezar todo, como en un cero absoluto y no seguir pataleando como un pez fuera del agua, dejar de pagar las cuentas de una infinita agonía social y conquistar con la muerte una nueva forma de entender y de ver lo realmente importante, cambiar los paradigmas de un cáncer universal lleno de remedios, pero que no hallará nunca saber, cuál es su enfermedad.
De manera que hoy nueve de septiembre, y luego de recibir dos llamados de gente que amo, realmente preocupados por mí, tristes por ver lo que sucede, asustados por eventos violentos que llenan de sangre los titulares de cada uno de los telediarios, periódicos y paginas informativas, ahora que la madrugada despierta en mi como un gato arañando la luna y sin haber siquiera (afortunadamente) haber encendido la televisión, me dispongo a regalarles un relato personal que había guardado para mí en un cuaderno olvidado que aguardaba silente su momento:

“Que me perdonen los niños, ya que no hay ni un segundo prematuro en la vida, pero considerar esto tan solo como un teorema, una sencilla puerta curiosa, de aquellas que nunca se sabe que es lo que han de guardar”
Deberían en el noticiario anunciar un día:
¡A ESTE MUNDO LE QUEDAN 10 AÑOS DE VIDA!
Se acabo, cierren las persianas, nos darán con un meteoro en el centro del planeta y eso es todo,
Nada que hacer, créalo o no, es el fin, the end…y bla bla bla…corte de transmisiones.
Ahora póngase en el caso, de que esto haya sido aprobado por cada uno de los científicos, filósofos, políticos, militares, gobiernos…etc.
Si para usted, eso no fuere suficiente, imagine que hay imágenes en vivo y en directo que mostraran estilo reality el avance del astro, irremediablemente a chocar directamente a nuestro querido reino terrenal.
Peor aún, queridos lectores, nadie saldrá vivo de esta, no se le restaran ilusiones a ninguna de sus optimistas religiones, pero la vida así como la palpamos, ya no más. Game over.
¿se lo están imaginando?.
Ahora déjeme recomendarle no ser tan alarmista, entiendo lo del caos, los llantos y demás adornos, dignos de nuestra fantástica era cinematográfica, pero diez años en un caso como este, no es nada menor. Así que abandonemos la ficción dentro de la ficción y penetremos en lo realmente trascendental, ¡¿Qué haría?!… Sí, usted.
En espera de enterarme lo que está usted pensando y aferrado a la idea primordial de este relato, déjeme decir lo que yo pensé un día cualquiera, haciendo uso de mi derecho al ocio, derecho que dicho sea y no de paso, nadie nos ha quitado…aunque nos esmeremos en pensar lo contrario.
Tal vez no sería tan malo, podría ser un buen motivo para dejar de preocuparnos por las tonterías que nos gobiernan, imagínese la de cuentas que comenzarían a quedar impagas, o si me pongo mas optimista, en una de esas, puede que no haya quien esté interesado en andarlas cobrando, digo, diez años no son poco tiempo, pero tampoco es tanto.
Habría todo tipo de reacciones, es cierto, pero pienso en que, tarde o temprano, caeríamos en cuenta de que, no es necesario tener tanto si se deja de creer en el “para siempre”.
Lejos del afán de seguir acaparando todo tipo de valores, quizás habría quien se animara, desatado de sus responsabilidades, en conocer otras realidades, no lo propongo como un castigo, sino porque siempre es bonito aprender.
Solo que, si lo que aprendemos ya no servirá para alimentar la vieja historia de la trascendencia en la historia de la humanidad, debido a la pronta extinción de la misma, básicamente por no tener de donde sostenerse (literalmente), tal vez aprenderíamos a entender de otra forma el presente y el presente en la cuenta regresiva que nos convoca, debería convertirse en la energía mas renovable que pudiera existir, así lo mismo con el aprendizaje, sería una buena manera de darle sentido al “estar” que a esas alturas sería de lo poco que nos iría quedando frente a semejante sentencia de muerte.
Sería extraño quedándonos solo diez años de existencia, ver hombres peleándose, sin medir consecuencias, por un trozo de tierra que tan pronto ya no sería de nadie, suena triste, pero créanme que en muchos lugares del mundo más que triste, sería realmente liberador enterarse de un momento a otro que la tierra se ha quedado sin dueños. No hay quien reclame para sí, una bomba de tiempo.
Seguramente habría también muchos incrédulos acaparadores aferrándose a la vida tal cual la conocen, pero que tanto podrían acaparar sin rebalsarse o sin darse cuenta prontamente que no tiene sentido y que sencillamente pierden el tiempo.
El tiempo sería algo realmente valioso y no una herramienta de medición productiva que se repite incansablemente hasta perder hasta la más mínima valía. Quien podría preocuparse tanto del tiempo teniendo tan poco del mismo.
A ciencia cierta podría ser siempre la última vez.
Pensándolo bien hasta escribir seria un desperdicio, si lo comparara con lo preciado de mirarte a los ojos fueras quien fueras y teniendo en cuenta la posibilidad de que siempre podría ser nuestra última oportunidad, sería mejor aprovecharnos del momento y tomarle las riendas sueltas a esta mutua libertad que nos va quedando. (Este último párrafo dice algo que creo siempre es así, con o sin ultimátum, pero en un caso extremo como el que planteamos mi mente y yo, tal vez lo tomaríamos en conciencia)
Aguardando el fin, amigos, si es que aun siguen aquí, para mí, no tendría razón seguir esta línea en la cual todos nos desplazamos. Desviarse del camino a nuevas circunstancias, sería el vértigo más valioso, entre tanto muerto ambulante, quién dice que no resurgirían nuestras ganas de estar vivos, re-nacientes.
Sería mi momento para confesarte: dejé de creer en tantas cosas para creer en ti.
O quién sabe tal vez me equivoque completamente y nadie quiera separarse ni un segundo de sus seres queridos, sus familias. Justo derecho sería, nos veríamos en la obligación de estar presentes como para entender porque tu estás a mi lado, porque somos tan importantes el uno para el otro.
Yo quisiera creer que optaríamos muchos, por jugar, sería una hermosa manera de habitar nuestras vidas, como los niños simplemente.
Me imagino, quedando cada vez menos tiempo, imaginándote bailar  y en ese pequeño fragmento de mi pensamiento mirarte como si por última vez yo presenciara la eternidad.
Tendríamos el deber de hacernos felices, de otorgarnos a diario nuestro último deseo y ya que el amor es como el silencio, siempre el último en marcharse, no cometamos el error de dejarle con las manos vacías.
Por supuesto todos querrían tener la última palabra, nos prometerían nuevos planetas, nuevos paraísos, nuevas y viejas salvaciones, sería el mejor momento para querer apropiarse de la verdad, pero, cada vez que miraras a tu alrededor, irremediablemente, sabrías que dentro de poco esto dejara de existir y tendría un valor diferente….como echarle una última mirada a tu casa antes de partir para no volver, como dejando tu propia infancia tras de ti, abandonada.
Habitar la tierra sin futuro sería algo así como habitarla sin crédito, habitarla y nada más.
Nada más que admirar que somos hermosos cuando estamos desvalidos, descalzos, desnudos, durmiendo, pequeños e incansables.
No hay una sola lágrima en vano, ni una sola palabra que este demás, no hay flor innecesaria.
Por mí, me gustaría sentir, ese último día, que me convierto en el aire o que el aire se hace de mí para repartirse por toda la nada, y no me refiero a un sentimiento místico necesariamente, sino al hecho de que tal vez nunca pertenecí a nadie, y hallé madre, en todas las madres, hermanos y padres en todas las partes donde me encontré, donde me abrazaron y abracé.
Si estuviéramos en el momento de la despedida final, me gustaría pedirle perdón a la vida por haberle pedido tanto, ya que ahora, en que inevitablemente miro hacia atrás, veo los infinitos momentos de plenitud y alegría que me sonríen en los recuerdos:
Un rayo de sol sobre mi cara, una nube desmenuzándose con el viento sobre el celeste cielo de Valparaíso, los intentos fallidos de elevar un volantín, no sé a ustedes pero a mí siempre me han gustado los sábados por la mañana…en fin, que no parezca esta una despedida, después de todo no es más que una teoría afiebrada de un invierno hermosamente frío, solo y sin afán de cátedras, me recordaba a mí mismo el compartir con ustedes lo importante que es tenerlos conmigo incluso en mi soledad.
Recordar lo maravilloso que hay, en que este mundo no se acabe mañana, que hay tinta para rato, que no hay tiempo que perder entre nosotros, que en tiempos difíciles una cosa es patalear y otra muy distinta darle la vuelta a la tortilla.foto pirata